Premisa 4: Reencarnación

Unos de los pilares de este trabajo se basa en el reconocimiento de la existencia de la reencarnación, o sea, de la trasmigración del alma hacia un cuerpo nuevo después que se separara de uno anterior. Aunque los participantes en este foro podrían diferir en los detalles del mecanismo de la reencarnación todos la reconocemos como el único medio lógico que explica porqué los seres humanos:
      1. nacen en condiciones variadas que incluyen posiciones sociales, capacidades intelectuales y físicas, culturas y etnias, periodos en la historia humana, conjuntos familiares, etc.;
      2. tienen diferentes gradaciones de inteligencia, destrezas, comprensión, estados espirituales, etc.;
      3. sienten inmediata simpatía o antipatía por personas o lugares que nunca habían conocido (aunque la reencarnación no sea la única explicación para ello); y
      4. tienen recuerdos fugaces espontáneos de lugares y épocas distintas a los de sus vidas actuales.
      Reconozco el mecanismo de reencarnación como un medio de adquirir experiencia en todas las condiciones de la vida encarnada, las cuales llevan eventualmente al avance espiritual de nuestra esencia concluyendo con el cese de la necesidad de continuar encarnando.
      La reencarnación ha sido uno de los fundamentos de la religión más antigua, el hinduismo, cuya explicación ha sido mantenida prácticamente intacta hasta nuestros tiempos exceptuando algunos rasgos budistas divergentes. Este concepto expone que la continuidad de la vida, sea por un llamado espíritu, alma o Ser, no se detiene y se manifiesta en cuerpos físicos en ciclos alternos entre los reinos materiales y sutiles.
      La explicación clásica de la reencarnación sostiene que todas las condiciones de nuestra vida actual han sido definidas por nuestros actos y actitudes de vidas encarnadas pasadas - a lo que llaman “karma” - y que a su vez la próxima encarnación será basada en cómo llevamos la vida material actual.
      Por su parte el budismo iniciado por Gautama Buda sostiene que lo que reencarna no es una entidad individual personalizada (espíritu, alma o ser) sino la porción del Consciente Universal que se filtra a través de los seres humanos. Bajo este sistema la personalidad (el ego) se disuelve con el cuerpo físico después de la muerte y cada personalidad da paso a otra que asume en una encarnación posterior las condiciones kármicas dejadas. Lo único que este sistema considera eterno es el flujo cósmico que se manifiesta a través de cada personalidad.
      Experiencias recientes han transformado mi antigua concepción de la reencarnación, una vez más recalcando aquello de que “todo es energía”. Básicamente estoy proponiendo que lo que reencarna no es la parte consciente del ser humano sino la energía generada por la consciencia mediante pensamientos, acciones, palabras, reacciones, etc. y me explico.
      Mientras vivimos materialmente usamos varios sistemas biológicos y etéreos que nos permiten participar en la vida común del planeta. Todos estos sistemas emiten energía en forma de calor, imágenes y conceptos mentales (emociones, etc.) que en conjunto forman un "ente particular" (por no tener un mejor descriptivo).
      Por otra parte hemos aprendido que otro componente humano (el alma o espíritu) es lo que le da vida al cuerpo. Para los que consideran la reencarnación como una realidad el espíritu reencarna y las cualidades internas del reencarnado son las mismas que dejó al abandonar su cuerpo anterior. Por ejemplo comúnmente se dice que una persona que haya vivido dominado por agresividad, ira, violencia, con muy poco amor, bondad, etc. cuando muera y reencarne regresará con esas mismas cualidades. Además asumimos que sus cualidades materiales — como robustez, propensión a ciertas enfermedades, defectos físicos, etc. — se le adscriben a la influencia del espíritu de la persona. En resumen hemos aceptado que el espíritu reencarna y su influencia es lo que define las cualidades del cuerpo al cual está integrado.
      Sin embargo lo que se ha abierto sutilmente en mi consciencia es que nuestra parte consciente (lo que llamamos "espíritu") no es una unidad independiente de su entorno, el universo. Es decir que opino que nuestra parte cognoscitiva, el consciente, ES el universo filtrado y matizado a través de cada ser humano.
      Sí, estoy proponiendo que eso que llamamos "universo" es consciente, aunque neutral, y que en el plano denso terrenal se manifiesta en forma de la "vida" que muestra TODO lo material — las cosas inmóviles sólo internamente y las demás interna y externamente.
      La pregunta obligada que surge de esta propuesta es: ¿Entonces qué es lo que reencarna? Mi contestación es que lo que reencarna es el agregado de toda la energía que hemos producido durante nuestra vida encarnada, el karma.
      En este cuadro las cualidades de nuestro karma, esa "madeja" vibratoria resultante de nuestras vidas encarnadas pasadas, son las cualidades que comenzamos a mostrar desde que nacemos en este planeta. La cambiante tasa vibratoria promedio de ese conjunto aumenta su frecuencia a lo largo de sus vidas humanas.
      El karma es lo que atrae las condiciones, personas, lugares, situaciones, etc. que nos presentan oportunidades de progresar evolucionando. En cada reencarnación sucesiva su frecuencia vibratoria aumenta hasta disolverse en el espacio dejando el cuerpo de un ser humano totalmente evolucionado. Es decir, que lo que cambia progresivamente a través de vidas encarnadas es la unidad de energía remanente, el karma.
      Por supuesto esta postura genera una variedad de preguntas naturales. Una muy común es: "¿Entonces qué es lo que se comunica desde el mundo espiritual, en algunos casos de forma tan precisa?". Mi simple contestación es "nada", pues considero que lo que sobresale en esos casos es la capacidad del médium de captar energías kármicas y traducir sus cualidades, tal y como lo hacen con seres humanos vivos. Considero que lo que aparenta ser una "conversación" con un ente consciente es en realidad una "captación y traducción" de detalles energéticos kármicos.
      ¿Cómo comienza a formarse el karma? Confieso que no lo sé, pero sospecho que es mediante un "choque de frecuencias" que se entrelazan formando una unidad energética básica… y hasta ahí. En esa línea he aprendido a conformarme con lo que mis limitaciones me permitan, sin cuestionamientos. Pero eso ya es tema de otro ContraPunto.

______________

1. Pew Research Center. Many Americans Not Dogmatic About Religion, 2010.

PRINCIPIO .  PREMISA 1  .  PREMISA 2  .  PREMISA 3  .  PREMISA 4