øø

Gustavo Toledo, uno de los muchos ganaderos en Hatillo, la zona más productora de leche en Puerto Rico, aparece al lado de una de sus vaquerías destruidas.

 

Oct-24-2017

HATILLO, Puerto Rico (CNS) -- En lo alto de las montañas al norte del centro de Puerto Rico, en una zona severamente dañada por el huracán María, hay una historia de una catástrofe económica inminente: la posible destrucción de la industria láctea de la isla.

Ese es el mensaje que Gustavo Toledo, un granjero católico de productos lácteos de Naranjito (un barrio ubicado en el municipio de Hatillo), dice que quiere difundir antes de que sea demasiado tarde. Dos de sus tres granjas lecheras fueron destruidas por el huracán María.

"Desperté el día después de María, caminé hasta el portón en la loma detrás de mi casa y estuve parado allí, congelado sin creer lo que estaba viendo", le dijo Toledo a Catholic News Service el 12 de octubre a unos metros de las ruinas de metal retorcido, lo que quedó de una de sus instalaciones de producción de leche después del huracán.

Toledo dijo que unos días antes del huracán María tuvo que trasladar la mayoría de sus 700 vacas a unas cinco millas lejos de distancia, moviendo las vacas por la propiedad de los vecinos, a un lugar más seguro. Unas 20 vacas golpeadas se quedaron en su propiedad.

"Si tomo en consideración las reses perdidas y golpeadas, la producción de leche no entregada, el daño estructural como este, el equipo destruido y todo lo demás, yo diría que he perdido justo sobre $1 millón", dijo Toledo.

Tomando en cuenta que la suya no fue la única granja destruida, una de las principales preocupaciones de Toledo es el desempleo masivo que puede resultar por los daños a la industria agrícola de la zona. Sus granjas han empleado a muchas personas en la zona los últimos 50 años.


Plantación de guineo destruida en Añasco, Puerto Rico, una de cientos en toda la isla.

La asociación local de ganaderos se ha reunido con funcionarios del gobierno sobre los programas de recuperación disponibles, "pero tenemos que reconstruir nosotros mismos y si la ayuda es aprobada ellos reembolsan parte de eso", dijo Toledo.

"En Puerto Rico la única industria agrícola protegida es la producción de leche y el producto nunca a escaseado", dijo Toledo, "pero anticipo que por dos o tres años habrá escasez de leche".

Toledo dice que, por el momento, la producción de leche de Puerto Rico está produciendo el 45 por ciento de la producción normal y los próximos años "será muy difícil para la industria".

Según la revista comercial Progressive Dairyman, la industria láctea de Puerto Rico produce más de $200 millones anuales, lo que representa aproximadamente una cuarta parte de la producción agrícola local total.

Hatillo, con casi 80 granjas lecheras, está al frente de la producción láctea de la isla. La mayoría de las granjas sufrieron daños severos por los huracanes.

"El gobierno anunció recientemente que la industria lechera está de vuelta en un 70 por ciento, lo cual no es preciso", dijo Toledo. "Más aún, si no recibimos ayuda rápido podríamos terminar perdiendo completamente la industria lechera de Puerto Rico".

 

ANTERIOR | PRÓXIMA >